viernes, 16 de junio de 2017

"Perseo y la mirada de Medusa", "Orfeo desciende a los infiernos" y "La fundación de Roma"

Novelas de Isabel Barceló Chico.
Se acompañan de un texto sobre la pervivencia del mito redactado por Juan Carlos Moreno.
Editorial Gredos, 2016, 2016 y 2017, respectivamente.  
104 páginas cada una.




Isabel Barceló
     Estas tres novelas cortas han aparecido en la colección Mitología Gredos durante el invierno pasado y han sido distribuidas a través de kioscos, lo que ha hecho que se les prestara poca atención. Sin embargo, tanto los textos de Isabel Barceló, recreando los avatares de los héroes mitológicos a la manera de un relato breve, como los ensayos, breves también, de Juan Carlos Moreno, consiguen estimular la curiosidad del lector, por lo general bastante ignorante, respecto al origen de los mitos clásicos e interesarse por los mismos.
     Isabel Barceló es una escritora valenciana que ya ha dado pruebas de sus conocimientos de la historia antigua de Roma y Grecia. Es una experta y una permanente estudiosa que transmite sus conocimientos dictando conferencias o escribiendo novelas -Dido reina de Cartago y La muchacha de Catulo, reseñadas en este blog-, mostrándose en ambas artes rigurosa, amena y con un excelente sentido del humor.

     En Perseo y la mirada de Medusa la autora nos cuenta la gesta de este hijo de Zeus y de la mortal Dánae, que con ayuda de los dioses consiguió cortar la cabeza de Medusa, cuya cabellera estaba formada por serpientes, y liberar a su amada Andrómeda, cumpliendo con su destino de manera inexorable. Un oráculo predijo antes de nacer que mataría a su abuelo, el rey de Argos, Acrisio, y no pudo evitarlo.
     Orfeo desciende a los infiernos, nos cuenta el paso por el mundo de este músico prodigioso, capaz de encandilar con su canto a los seres animados e inanimados, hijo de la musa Calíope y del rey Eagro de Persia, enamorado de Eurídice, dispuesto a seguirla hasta el valle del Hades, donde penan los fallecidos, para rescatarla de la muerte. Orfeo fue el impulsor del culto mistérico que alentaba la posibilidad de una existencia más allá de la muerte e, incluso, de poder volver a la vida. Creía que los seres humanos estaban compuestos de cuerpo y alma y mientras el cuerpo se corrompe al morir, el alma, inmortal, perdura por siempre.

La fundación de Roma nos conduce a la historia de Rómulo y Remo. gemelos, de muy diferente carácter, hijos de Rea Silva, una vestal sobrina del rey Amulio, y de Marte, el dios romano de la guerra, llamados a fundar la ciudad de Roma. Especial interés tiene la gesta del rapto de la sabinas, doncellas jóvenes de los pueblos vecinos, necesarias para el crecimiento demográfico de la nueva ciudad, que tanta repercusión ha tenido en diferentes manifestaciones artísticas.

Estas historias que dieron lugar a los mitos se transmitieron oralmente, pero son, sin duda, las primeras manifestaciones de la literatura fantástica. La imaginación en torno a los dioses, sus poderes y sus debilidades, es portentosa. La cuidada prosa de Isabel Barceló fluye con agilidad, y su vasta cultura le permite cerrar los relatos sin dejar cabos sueltos, haciendo que la lectura se convierta en un ejercicio delicioso, al tiempo que instructivo.

Respecto a los textos de José Luis Moreno, resultan el complemento idóneo e ilustran sobre la cantidad de obras de arte -pictóricas, escultóricas, musicales, dramáticas, etc- inspiradas en los héroes de la mitología y, en concreto, los que protagonizan estas novelas. 
Muy recomendables.


De inminente aparición La ira de Medea, con los mismos autores, en la misma colección.

1 comentario:

  1. Gracias por la reseña, María, tu mirada siempre atenta y ponderada le da doble valor. Feliz verano.

    ResponderEliminar

Mapa de visitantes


Visitor Map